• 687374918
  • info@devacademy.es

Escritorios virtuales, este verano trabaja desde donde quieras

Escritorios virtuales, este verano trabaja desde donde quieras

¿Te imaginas trasladar la oficina a pie de playa? Gracias a la tecnología, esto es ya es -al menos técnicamente- posible. Los escritorios virtuales son desde hace unos años, tendencia y una de las palancas de cambio de la transformación digital en el entorno laboral. Aunque su implantación en las empresas ha tardado en calar, con la necesidad real de utilizar estas soluciones de movilidad, por fin podemos decir que estos escritorios virtuales han llegado para quedarse.

Entre las ventajas de esta solución destaca la flexibilidad, pero también el aumento de la seguridad y la reducción de costes. Examinamos a fondo esta tecnología con Antonio Pizarro, Business Development Manager de OVH, para ver cómo, cuándo y por qué aplicarla.

Hasta ahora, habíamos entendido el puesto de trabajo como un lugar físico. Y entonces llegaron la virtualización y la utramovilidad para dar un giro a este concepto. Es así como nacen los escritorios virtuales: unos escritorios que ya no alojan la información en el disco duro del dispositivo, sino en un servidor central al que podemos acceder desde un móvil o una tablet.

En la nube

Estas herramientas de virtualización están ganando popularidad entre las empresas, ya que aumentan eficacia y rentabilidad. Por un lado,  herramientas como el Cloud Desktop que ha desarrollado OVH apoyándose en la en la solución Horizon de VMware, ayudan a reducir costes, debido a la capacidad de ahorrar en dispositivos.

Gracias a los escritorios virtuales, ya no necesitamos tantos dispositivos con procesadores muy potentes, o con mucho espacio libre en disco duro. ¿El motivo? Las aplicaciones se ejecutan en la nube y, por tanto, es ahí donde se almacena la información.

Más seguros

Precisamente porque la información se almacena en la nube, con estos escritorios también se reducen riesgos en temas de seguridad: como todos los miles de datos que almacenamos están en cloud, se eliminan los riesgos derivados de un robo o la pérdida de un dispositivo físico. Además, un escritorio virtual puede utilizarse como sandbox, compartido entre los trabajadores, y que lo utilicen para realizar pruebas o abrir sin miedo archivos adjuntos que sean de dudosa confianza.

Los hackeos de contraseñas también son menos probables con un Cloud Desktop. Al conectarse a un escritorio virtual, ganamos en seguridad ya que la autenticación y la navegación se hacen con una conexión cifrada, y es muy fácil, desde el móvil por ejemplo, restaurar la contraseña de conexión al escritorio virtual una vez cerramos sesión de trabajo.

En resumen, si hay un adjetivo que define a los escritorios virtuales es el de “libertad”, la que dan al usuario para acceder a su entorno de trabajo cuándo y dónde quiera. Algo que cada vez está más presente en la realidad laboral, ya que las compañías son cada vez más conscientes de la necesidad de transformación del puesto de trabajo hacia un entorno más flexible y de mayor movilidad y flexibilidad.

Un artículo de nuestro patrocinador:

DevAcademy 2018 - info@devacademy.es - Telf: 687374918